martes, 29 de junio de 2010

A Punto de Morder la Manzana

Así de crudo es este post. Lo pensé mucho antes de escribir y llegué a la conclusión de que no tengo nada que perder. Lo peor que me puede pasar es que reciba comentarios moralistas que cuestionen mi integridad.

Breve Anamnesis: Relación de pareja de 4 años y algo. Etapas de crisis relacionadas a la crianza prácticamente superadas (o asumidas). Tedio propio de la rutina, o así lo quiero entender. Después de tener a mi primer hijo me dejé estar, lo reconozco, pero este año me propuse volver a ser la de antes, más delgada, arreglarme diariamente y sentirme bien conmigo misma. Creo que lo logré incluso mejorando la dramática cifra de frecuencia sexual que estaba por el suelo, por no decir nula. Ahora tomo la iniciativa, me pongo pijamitas coquetos y transparentes y no temo en andarme paseando en ropa interior.

De un tiempo a esta parte me he dado cuenta de mi potencial atractivo y de que mi autoestima ha incrementado considerablemente respecto a cómo me percibía hace 6 meses atrás, lo que ha implicado enfrentar situaciones que ya había olvidado del tipo coqueteo. Yo me asumo coqueta por naturaleza. Quizás me congelé porque no me sentía segura, pero ahora es diferente.

Particularmente, hay un NN que me resulta tremendamente interesante. Mucho mayor que yo pero tremendamente bien conservado, inteligente e irónico, atrae mi atención hasta el punto de hacerme pensar "y qué pasaría si..."

Escribo y me pongo nerviosa. Creo que jamás había estado tan cerca de morder la manzana. No tengo ningún interés en perder la estabilidad que tengo y sigo proyectando mi sueño de hacer familia con quien estoy.

¿Cómo se convive con ambas "emociones"?

7 comentarios:

Flo dijo...

¿Estás casada? ¿Hiciste un compromiso explícito con tu pareja o están juntos porque la vida los llevó a eso o porque tienen un hijo en común?
En cualquier caso creo que uno tiene que hacer lo que le dice el corazón; no necesariamente la sociedad y definitivamente no lo que le dice el despecho o la infelicidad. Estos dos últimos no son buenos consejeros y más temprano que tarde uno se arrepiente de una decisión que tomó "en caliente", lo que parece ser literalmente este caso, jajaja.
Si ya agotaste las instancias de conversación con tu pareja, quizás sea el momento de seguir adelante sin él. Además ahí puedes hacer lo que quieras con quien quieras en completa libertad.
Ésa es mi opinión, al menos...

Anónimo dijo...

Al parecer no dejé tan claro el tema de que no estoy despechada ni infeliz, por eso es el cuestionamiento. No creo que deba seguir adelante sin él, de hecho lo visualizo como el padre de familia, envejecer juntos, etc.

Flo dijo...

Si no estás despechada ni infeliz entonces con mayor razón, para qué te metes en algo que puede herir a tu pareja si llega a saberlo?

Clo dijo...

Te felicito por sentirte así, me parece fantástico de verdad.

Lo que yo siento es que es ese coqueteo precísamente el placentero... Ir más allá creo que es mucho riesgo, pero yo soy cobarde (para qué andamos con cosas...), y tú no.

Si yo creyera que es el amor de mi vida, me tiro (mentira), pero así por la aventura... no.

¿Te perdonaría si se entera? o, más importante aún ¿te importa si te perdona o no?

Cláudio J. Gontijo dijo...

Mujeres.

Soy biólogo, brasileños y visité algunos blogs para difundir la Vida Verde, dedicada a las causas ambientales y al positivismo.

Muchas gracias

Anónimo dijo...

Clo:
Toda la razón, me importaría si no me perdonara, absolutamente.
Dándole una segunda vuelta, quizás la magia esté en el coqueteo... pero por qué los hombres "la hacen" tan fácilmente y sin culpa?

Clo dijo...

No sé... no todos los hombres son "inculposos".

Últimamente me he enterado de historias de mujeres... impresionanates!!! cara de rajas totales... hay de todo.

Trata de seguir así como con el amor plátonico, que el NN sea así como el cantante o el actor que a una le encanta, y si la cosa es insostenible, ahí hay que ser valiente no más (creo yo).

 

Blog Template by YummyLolly.com - Sponsored by Free Web Space